San Benito sigue haciendo historia